Desde Marrakech: desierto nómada y Ouarzazate

6 días

Ruta de 6 días que le permite conocer la ciudad de Marrakech en todo su esplendor, perdiéndose por las callejuelas de su zoco o disfrutar de una cena en la bullicios plaza Jma El Fnaa, corazón de la ciudad, pasando por la travesía de la cordillera del Atlas para llegar a otro paisaje bien distinto. El desierto del Sahara, en las dunas de Erg Chebbi, para disfrutar de su tranquilidad y de una cena bajo las estrellas.

Día 1: Llegada a Marrakech

Recogida en el aeropuerto y traslado al hotel. Visita libre de la ciudad. Noche en Marrakech.

Día 2: Marrakech - Ouarzazate - Boumalne Dades

Salida en dirección Ouarzazate. Se cruzará la cordillera del Atlas, pasando por el punto más alto del país, conocido como el Puerto del Tichka. Haremos varias paradas en pueblos típicos bereberes y en zonas de vistas panorámicas, así como en una cooperativa de aceite de argán. El argán es un producto local del cual nos explicaran su proceso de realización y numerosos beneficios. A mediodía llegaremos a Ouarzazate, la meca del  cine marroquí. Podremos visitar la kasbah de Tarourit, antigua residencia del pachá de Marrakech y una de las mejor conservadas de Marruecos. También aprovecharemos para ver el museo dedicado el cine, de las películas rodadas en la zona. Pasaremos por el valle del Dades, visitando los conocidos como ‘dedos del mono’, una formación rocosa que ha tomado formas curiosas. Se hará noche en el valle del Dades.

Día 3: Boumalne Dades - Gargantas del Todra - Merzouga (desierto)

Salida en dirección Merzouga, pasando por las gargantas del Todra, donde podremos disfrutar de un bello paseo siguiendo el curso del río, observando sus pequeñas cascadas. Es una zona habitual de escaladores en busca de nuevas sensaciones. Pasaremos por el palmeral de Tinghir donde podremos ver el impresionante contraste de su frondosidad con el árido paisaje que lo rodea hasta llegar a la ciudad de Erfoud, paraíso para quienes busquen fósiles, pues antiguamente la zona estaba cubierta por agua. También se conoce por haberse encontrado varios huesos de dinosaurio. Desde Erfoud nos dirigiremos a Merzouga, en el desierto. Noche en hotel delante de las dunas de Erg Chebbi.

Día 4: Merzouga - Erg Chebbi - Khamlia - Merzouga

Visita del oasis de Merzouga, así como del pueblo de Khamlia donde habitan los Gnawas (descendientes de los esclavos que provenían del áfrica negra) en donde podremos disfrutar de su peculiar música. Después pasaremos por un río de arena, vista panorámica desde una montaña para observar el desierto en todo su esplendor. Continuaremos hacia el pueblo de Mefis, en donde hubo un asentamiento de franceses que trabajaban en las minas de khol, actualmente abandonado. Visitaremos a una familia nómada en medio de las dunas y disfrutaremos de su compañía tomando un te. Vuelta al hotel para comer y al atardecer salida con los camellos cerca de una hora para pasar la noche en campamento berebere en haimas dentro de la dunas.

Día 5: Merzouga - Agdz - Ouarzazate

Vuelta al hotel para ducharse y desayunar. Salida hacia Ouarzazate. Parada en Rissani para visitar su mercado local. Antaño fue una ciudad muy importante debido a su situación de conexión entre el norte y el sur, por el que pasaban numerosas caravanas.Y pasaremos por el valle del Draa, uno de los más grandes de Marruecos, y en donde existen numerosas kasbahs que servían para defender a la región, podremos pasear por su palmeral en distintas ocasiones y apreciar el cambio de temperatura que se produce al adentrarse en él. Comeremos en Agdz, donde podremos visitar la kasbah de Tamnougalt, hasta llegar a Ouarzazate, donde se hará noche.

Día 6: Ouarzazate - Aït Ben Haddou - Marrakech

Nos levantaremos en el Hollywood marroquí y visitaremos los estudios de cine donde se han filmado películas como Gladiator o Babel. Tomaremos el camino de vuelta a Marrakech haciendo parada en el ksar de Aït Ben Haddou, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco donde se han filmado también distintas películas como La Momia o El reino de los cielos y lugar de parada antiguamente de las caravanas para que los viajeros cambiasen los dromedarios por caballos y así poder cruzar las montañas. Luego continuaremos por sinuosas carreteras con paradas en lugares con vistas panorámicas hasta Marrakech.